Información de Comunidad La Vida hoy

Noticias asociadas

12/09/2017

Desde este lunes 11 de setiembre hasta el viernes 15, disfrutaremos de la experiencia de voluntariado de educadores. Compartiremos la vida de la Comunidad y su misión, resignificando lo intensamente vivido desde el carisma Marista.

Ver todas las noticias

Suscripción al Newsletter

Comunidad la Vida - Tacuarembó

04/07/2014


A principios del año 2013, la Comunidad de Inserción Marista de Tacuarembó, (a 400 kilómetros al norte de Montevideo, Uruguay) conformada por tres Hermanos, sufrió un duro golpe ante el fallecimiento del Hermano Pablo Walder. Los Hermanos Teo y Emilio se encontraron, además de lo que significa perder a uno de sus Hermanos, con el desafío de continuar la obra que en los diferentes barrios de Tacuarembó y su Diócesis estaban realizando. La comunidad del Uruguay y la Provincia se propusieron dar una respuesta concreta para apoyar la Comunidad, y así desde el Colegio Zorrilla de Montevideo, la Profesora y Catequista Sandra Sánchez se puso a disposición para mudarse a la ciudad de Tacuarembó al menos por el resto del año y conformar una nueva Comunidad para continuar la obra marista en la zona. Así es que en abril de 2013 se renueva y se conforma la Comunidad Mixta la Vida, la primera de estas experiencias para el Uruguay Marista.


El Hno. Teófilo Gurrea, el Hno. Emilio Rubiolo y la Prof. Sandra Sánchez, se embarcaron entonces en la construcción de un proyecto concreto, con objetivos y acciones claras, para continuar llevando la alegría de hacer conocer a Dios entre aquellos que lo necesiten, atendiendo sobre todo a niños y jóvenes de Tacuarembó. Y todo esto con el nuevo desafío de conformar una nueva Comunidad Mixta.

 

En su reflexión se plantearon tres criterios fundamentales “... que hacen creíble la búsqueda actual de nuevas formas de presencia marista y el establecimiento de Comunidades Mixtas en la Provincia.” (extraído del Proyecto Comunitario de la Comunidad la Vida). La Pertenencia, a través de la cual rescatan la propia pertenencia al Uruguay Marista y a la Provincia Cruz del Sur, sintiéndose expresión de una iniciativa Provincial, y en comunión con la realidad diocesana, de la cual son parte y se sienten muy comprometidos, siendo el lugar pastoral en el cual pueden hacer realidad su misión. También rescatan el criterio de la Diversidad de Llamados o Comunidad Mixta en el cual apuestan al aprendizaje cotidiano de un nuevo estilo de relacionamiento, sin confundir ni mezclar las opciones.

 

Finalmente destacan el ser una Comunidad Mixta Inserta “para ser presencia evangelizadora” en el lugar donde están (Barrios Artigas y Godoy de Tacuarembó), y así “trabajar, con actitud solidaria y fraterna, con la gente pero sobre todo con los niños y jóvenes que padecen necesidades…”, dando prioridad “...al Anuncio del Evangelio, como forma de vivr nuestra propia tarea esencial…”.
Con este marco la Comunidad La Vida continuó su misión con fuerte trabajo en el Barrio Godoy en las afueras de la ciudad de Tacuarembó, a través del Merendero Caritas Lindas, la Capilla del Barrio, el Caif Las Maravillas, el apoyo a las familias y la escuela del lugar.

Luego de conversar con ellos en su casa a finales de Noviembre, nos compartieron algunos datos y recuerdos de la historia de la Obra Marista en Tacuarembó. Su creación en el año 1996, el pasaje de los Hermanos Andrés, Fermín y Max, la colaboración del Hermano Max Meyer en la organización de la Pastoral Juvenil en la Diócesis, la reforma de la actual casa de la Comunidad por parte del Hermano Pablo Walder, el excelente relacionamiento con la comunidad Diocesana y el reconocimiento de la misma a la Comunidad Marista, entre otros cuentos. Emilio nos comentó de su tarea en la Pastoral Penitenciaria, y su trabajo sistemático con personas privadas de libertad además de visitar a las familias, enfermos y ancianos. Teo se encarga de la catequesis de niños, bautismos y confirmaciones en jóvenes y adultos, todo en el Barrio Godoy. También anima las celebraciones y sacramentos en la capilla del Barrio. Sandra mantuvo su presencia en el Merendero del Barrio Godoy, la catequesis con niños y preadolescentes, el acompañamiento a la Comunidad Eclesial de Base local, apoyo en clases de inglés para chicos y por supuesto la disposición con la guitarra y voz para cualquier celebración que la necesitara, entre otras cosas.

 

Teo nos planteó como principal desafío a futuro, el cómo continuar con la Comunidad sin perder la riqueza de la característica de ser mixta.

 

El pasado 15 de diciembre celebraron el fin de la etapa de Sandra como miembro de la Comunidad, en la Capilla del Barrio Godoy junto a todo el barrio, amigos, y el Obispo de Tacuarembó Julio Bonino. El próximo año otra Educadora Marista de Montevideo, Beatriz Bianco, Maestra recién jubilada, se integrará a la Comunidad la Vida buscando continuar lo iniciado por Sandra, aportando desde su propia experiencia. Le deseamos lo mejor a ella y a los Hermanos que la recibirán. ¡Gracias Sandra, Gracias Teo, Gracias Emilio, por su entrega y testimonio!






Todos los derechos reservados | Maristas | Contacto: info@maristas.edu.uy | Sitio creado por: Kábala