01/05 - Día de los trabajadores

29/04/2017
Saludo de los Obispos a los Trabajadores

Con motivo de un nuevo 1° de Mayo, reciban nuestros saludos.

Lo hacemos con alegría y esperanza, puesto que con el trabajo contribuimos en la Obra creadora, salvadora y santificadora de Dios: “Mi Padre trabaja siempre, y yo también trabajo”, dice Jesús (Jn. 5, 17).

Es un día especial en todos los países y pueblos, vivido a diferentes niveles de posibilidades y conciencia. Como cristianos lo vivimos como un día de celebración, reflexión, oración confiada invocando la protección de San José, patrono de los Trabajadores; a la vez que en unión solidaria y fraterna con todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Precisamente el trabajo es un medio fundamental para avanzar en el proceso de crecimiento y humanización. Por tal motivo, nos alegramos especialmente con aquellas personas que trabajan en condiciones dignas y dignificantes, y en este día las invitamos a valorar y ofrecer su trabajo a Dios.

A la vez compartimos la angustia y preocupación con la situación que viven tantas mujeres y hombres que no tienen trabajo, o que no pueden acceder a un trabajo digno y/o reconocido con una remuneración necesaria y justa. Esto por diferentes razones, sea la falta de formación, capacidades diferentes o discriminación de cualquier tipo. También expresamos nuestro dolor y denuncia por quienes son víctimas de cualquier forma de esclavitud, explotación o trata de personas; así como por los ejercen estas prácticas indignas sometiendo a otros que son sus hermanos, imagen y semejanza del Creador.

Invitamos a todos en este 1° de Mayo a realizar el trabajo cotidiano sintiéndonos corresponsables en la construcción de la nueva humanidad más acorde al sueño de Dios, que verá la plenitud en el tiempo futuro, pero que estamos convocados a gestar aquí y ahora (Cf. GS 38-39).

Y a todos los que bregan y sueñan en este hermoso país, los animamos a continuar empeñándose con manos, inteligencia y corazón en la construcción de nuestra sociedad, viviendo su misión específica para el bien de todos (Cf. LG 30-38).






Todos los derechos reservados | Maristas | Contacto: info@maristas.edu.uy | Sitio creado por: Kábala